CENTRO HISTÓRICO

Posted on Actualizado enn

Alberto Híjar
8 junio 2010

Hasta la semana iniciada con la noticia del desalojo de las guardias mineras en Cananea y Pasta de Conchos mientras las televisoras y sus aliados lanzaban la Iniciativa México y poco antes de que partiera de ahí mismo la Caravana Bety Cariño y Jyri Jaakkola pese a las recomendaciones del gobierno de Oaxaca y al repudio de Eviel Pérez, candidato del PRI y del nefasto criminal Ulises Ruíz al gobierno de ese estado, el zócalo del Centro Histórico de México fue sede de la lucha por el poder y de la solución despótica.

Frente a Catedral estuvo el campamento de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación; atrás, un lugar pequeño con cuatro mujeres triquis del agredido Municipio Autónomo de San Juan Copala y luego, el SME con sus carpas de huelguistas de hambre con entrada controlada frente a Palacio Nacional desde donde les dispararon balines grandes en una noche difícil. Cada quien su pleito y su resistencia, apenas una manta de los profesores manifestaba apoyo al SME. Grave cosa porque en los días de coexistencia espacial, sólo espacial, no hubo pláticas ni siquiera para compartir experiencias, seguridad, logística.

“Somos muchos desgraciados pero muy desperdigados y es por eso que un puñado de asesinos y rateros nos tienen esclavizados”, les cantó León Chávez Teixeiro el jueves 27 de mayo. Otros grupos solidarios pretendieron acrecentar la solidaridad pero la ausencia de propaganda y de notas previas y posteriores, hizo que el concierto sólo tuviera efectos mientras duró. Los doce compañeros que días antes habían acudido a misa a la Catedral para intentar una entrevista con el cura que les volvió la espalda, fueron sacados a empellones por la guardia especial que les negó descanso en las bancas y el uso de los baños, no sin amenazarlos si se les ocurriera volver a entrar así fuera sin manta o camiseta sobre su terrible huelga de hambre.

Lo deseable hubiera sido que creciera la unidad entre la defensa del sindicalismo y el repudio a la guerra declarada por el gobierno de Calderón contra los trabajadores con el derecho a la autonomía y la denuncia contra el gobierno de Oaxaca y el federal protector de los matones de la UBISORT y por el desconocimiento de la Gordillo, dirigente espuria de los trabajadores de la educación con su riquísimo instrumento de presión que es el SNTE. De haber ocurrido esto, los cantores, los grupos solidarios y hasta los asambleístas del PRD hubieran tenido un punto de apoyo para construir un movimiento creciente con un fuerte simbolismo histórico por su construcción en pleno zócalo del Centro Histórico de México.

A cambio, 700 policías acompañaron el desalojo de los profesores y las triquis, cerraron calles y organizaron protecciones (civiles, claro) para la instalación de las tres enormes pantallas donde 60 mil desocupados podrán ver el futbol y saludar a su presidente en el palco de honor FIFA en todo su esplendor. El Secretario de Turismo del D.F. acompañó al SME con ayuno de un día para corresponder a su aceptación del desalojo.

Pero los electricistas en lucha han dicho no y pese a que el ruideral y las agresiones previsibles y toleradas crecerán a partir del viernes 11, no se moverán del zócalo en vista de que “al gobierno le interesa quedar bien con los empresarios y a los trabajadores los golpea, desaloja, los maltrata, por lo que los electricistas en ayuno no se moverán”.

Sin sensibilidad en sus piernas y exhausta, Beatriz Juárez tuvo que ser retirada en camilla y a su pesar luego de 35 días de ayuno. El gran aplauso conmovido, tanto como el que concluye el canto del himno del SME al final de la marcha vespertina diaria ahora obstaculizada por las pantallas del futbol, tendrá que integrarse a la campaña por la restitución de los plenos derechos de los trabajadores con el reconocimiento legal del patrón sustituto que si hubiera estado de derecho, tendría que acordar con el SME un nuevo contrato colectivo de trabajo. A más de ocho meses sin salario, los electricistas dignos están fatigados y ahora es cuando los solidarios tenemos que actuar hasta construir un solo repudio contra Calderón y las iniciativas corruptas que lo acompañan y por un proyecto nacional que, como previeron Marx y Engels, sólo puede venir de los trabajadores evidentemente sin patria reducida a fan fest , pero con la claridad en ascenso para mantenerse en lucha y hacerla crecer con todos los desgraciados desperdigados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s