¡Presos políticos, Libertad! Crónica de una reunión esperada por 10 años.

Posted on Actualizado enn

115img04

¡Presos políticos, Libertad!

Crónica de una reunión esperada por 10 años.

Ya en la soledad de mi celda recordaba yo

cómo a los comunistas, encarcelados en diversas

ocasiones, se nos debía en los últimos 40 años la

transformación de los sistemas carcelarios…

D.A. Siqueiros

Militante comunista, pintor, fundador del

Comité de Defensa de los Presos Políticos

 

1

Irma López Tiol

31 de Octubre del 2009.

Gloria Arenas y Jacobo Silva Nogales, ambos pertenecientes al ERPI, fueron detenidos, torturados y sentenciados a 49 años, 23 meses y 29 días por los supuestos cargos de homicidio, intento de homicidio y daño en propiedad en octubre de 1999. El miércoles 28 y jueves 29 de octubre del 2009, fueron liberados del penal de Chiconautla (Estado de México) y del Cefereso de Tepic (Nayarit), respectivamente.

Ninguno de ellos fue notificado previamente sobre su salida, ocurrió de manera sorpresiva, dijo Gloria Arenas en conferencia de prensa el viernes 30 de octubre. El recinto de periodistas que lleva el nombre del ilustre informador Filomeno Mata, cuyo hijo también fue preso político al lado de Siqueiros por apoyar al movimiento ferrocarrilero, albergó la conferencia convocada por el Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad y el Comité Verdad y Justicia para Gloria y Jacobo.

La noche del miércoles 28 Gloria Arenas se comunicó con sus familiares para avisar que ya la habían sacado del penal. A partir de ese momento la noticia viajó rápido por internet. Su familia, compañeros de Atenco, Trini la esposa de Ignacio del Valle (preso junto con sus compañeros en la prisión de máxima seguridad del Altiplano), miembros del Tacoso y otros compañeros en lucha fueron por ella. En la oscuridad y el aislamiento que rodea al penal de Chiconautla, con el temor de todo luchador social y político al saberse expuesta a ser detenida nuevamente so pretexto de algún subterfugio más, así esperó Gloria Arenas el arribo de quienes asegurarían su traslado a salvo hasta su casa. Ahí ya la esperaban muchos compañeros con una bienvenida de abrazos, palabras de lucha y confianza.

Prolongada recepción nocturna, difícil asimilar tan pronto el inicio de una nueva etapa de vida, sólo logró dormir dos horas. Al día siguiente, jueves 29,  a contestar innumerables llamadas telefónicas, intentaba redactar un boletín de prensa para la conferencia organizada para el viernes 30, tarea imposible dada la cantidad de personas que continuaban buscándola para abrazarla y conversar con ella. Apenas estaban en la sobremesa, caía la tarde, cuando Elizabeth Silva recibe la llamada desde Tepic, compañeros del Partido de los Comunistas habían sido informados de que en esos momentos Jacobo Silva estaba a punto de ser liberado y que personal del Cefereso lo iba a dejar en la terminal de autobuses de la capital de Nayarit. La solidaridad y el compromiso indiscutible de estos compañeros se puso en acción, implementando una estrategia rápida para monitorear en forma discreta desde las calles y avenidas como ruta probable hacia la central camionera, los compañeros se comprometieron a desplegar a sus miembros para garantizar la seguridad de Jacobo y comunicarse con Gloria Arenas en cuanto establecieran contacto con él.

Así ocurrió, gracias al invaluable apoyo de los compañeros de Tepic, Jacobo no estaba solo en ese trance tan difícil, lo recibieron en la terminal, sitio desde el cual se comunicó con Gloria su compañera y con Tía Neche, su mamá de 86 años. La atmósfera semifestiva y nerviosa inundó nuevamente el hogar de la familia Silva. Todos los que se encontraban ahí experimentaban diversas emociones, la necesidad de informar a través de los medios electrónicos, las llamadas telefónicas a las organizaciones populares, a preparar una gran recepción, etc., tareas que querían cubrir al mismo tiempo Elizabeth y Gloria, el boletín –decía Gloria- al tiempo que el teléfono no cesaba de timbrar. Una noche más sin poder conciliar el sueño, su hija Leonor también estaba a punto de llegar, había que avisarle, había que prepararla ahora para la llegada de su papá: Jacobo Silva venía ya en camino, una reunión esperada durante 10 años.

Jacobo Silva llegó a la Ciudad de México acompañado y protegido por los compañeros comunistas de Tepic, uno de ellos, un hombre de edad madura, comentó a quien suscribe la presente: “En el trayecto platicamos, a ratos Jacobo logró dormir. Yo le dije a mi hijo, tenemos que cuidarlo y tratarlo como si fuera nuestro hermano, yo le veo joven, como si fuera mi hijo, es un gran hombre, muy talentoso y sencillo en su trato.” Desde las 8.00 a.m., poco a poco se fue reuniendo un contingente en la Terminal de Autobuses del Norte. Familiares, amigos, compañeros, fotógrafos, etc. Alrededor de las 8.40 hrs., apenas cruzaba los torniquetes cuando Jacobo fue abrazado por Gloria, su mamá, Leonor, Elizabeth, al tiempo que las consignas ¡Presos Políticos, Libertad!, ¡Libertad, Libertad a los presos por luchar!, rompían la cotidianidad de ese espacio. Comerciantes, viajeros, personal de limpieza, personal de vigilancia, con asombro y curiosidad no alcanzaban a comprender semejante apropiación de un espacio urbano que marca el arribo o el punto de partida de múltiples historias anónimas. El nombre de Gloria Arenas y Jacobo Silva, coreado e integrado a las consigas políticas, por unos momentos, rompió con el anonimato que sólo es trastocado y es noticia cuando transitan por ahí personajes “del canal de las estrellas” o individuos por el estilo. La ruptura momentánea generó la “petición de abandonar el lugar” por parte del personal de seguridad de la terminal. Ya afuera, los saludos prosiguieron, las fotos, las entrevistas.

Acompañados de compañeros y familiares, ambos ex presos políticos se dirigieron hacia el Centro Histórico de la Ciudad de México no sin antes hacer una breve escala para un sencillo almuerzo. Al mediodía se convocó a una conferencia de prensa en la que sólo se había confirmado la participación de Gloria Arenas. Ahora, a unas cuantas horas de salir de la prisión, Jacobo Silva también tomaría la palabra ante la prensa convocada. Gloria y Jacobo juntos, re-unidos porque unidos siempre estuvieron a pesar de las rejas, a contracorriente de los muros. Gloria irradiaba alegría e ímpetu por la necesidad de difundir la violación a los derechos humanos cometida al interior de las prisiones en México, la tarea por continuar luchando para obtener la liberación de presos políticos está en la agenda inmediata de ambos. Jacobo, menos extrovertido, mesurado, parece estar reflexionando constantemente y explica con sentido didáctico a quienes pudimos estar por momentos cerca de él.

Con pasos tranquilos, sin prisa, Jacobo y Gloria dejaban que los rayos del sol de esa mañana, los cobijaran; caminaron juntos por aquellas calles adoquinadas hacia el Club de periodistas, Gloria le tomaba del brazo, a veces lo abrazaba, las imágenes poéticas de algunas pinturas de Jacobo en clara referencia a ese amor que se profesan acudieron a mi memoria.

LA CONFERENCIA DE PRENSA

Un promedio de 80 personas esperaban el inicio de la conferencia, fotógrafos, reporteros, compañeros de La Otra Campaña, de ONG’s, etc., conforme ésta se fue desarrollando acudieron aproximadamente 150 personas.

El agradecimiento con las organizaciones sociales y populares que estuvieron pendientes de ellos, apoyándoles de diversas formas, marcó el inicio de la conferencia en voz de Gloria Arenas. Refirió cuán largo e intrincado fue el camino jurídico para lograr la libertad de ambos. En días anteriores a su liberación, esperaban la respuesta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La salida de ambos fue sorpresiva, no les notificaron con antelación las autoridades correspondientes. Salir en momentos tan críticos en que viven los movimientos populares en México, difiere de la época en que ellos fueron privados de su libertad, en que actualmente ven menos temor en la participación organizada, a pesar de que está más complicado el panorama del país. Ahora como ex presos políticos –afirmó Gloria-, el compromiso es continuar participando en la lucha social, particularmente para que obtengan su libertad otros presos políticos, algunos de los cuales antes de ser encarcelados, manifestaron su solidaridad con Jacobo y Gloria, como por ejemplo, los compañeros de Atenco, entre muchos otros.

Sobre el seguimiento jurídico de sus casos y dado que fue el propio Jacobo quien llevó la autodefensa jurídica de ambos en los últimos años, Gloria Arenas dio el micrófono a su compañero.

Jacobo Silva puntualizó que la liberación de ambos no se debía, de ninguna manera, a la “buena voluntad de las autoridades”, no fue un acto de benevolencia, salimos porque jurídicamente era insostenible que los mantuvieran por más tiempo presos. Salimos –dijo Silva-, por el esfuerzo de una gran cantidad de personas. No sé que hubiera pasado si no se han mantenido pendientes de nosotros. El apoyo, la solidaridad recibida nos dio libertad y esperanza a pesar de las condiciones tan inhumanas que prevalecen en el confinamiento.

Diez años de prisión en un penal de Máxima Seguridad como el del Altiplano y posteriormente en Tepic –sostuvo Jacobo-, me permiten decir lo que ahí ocurre porque lo vivimos, Gloria en Chiconautla y él en las prisiones referidas. Lo que vivieron ahí es necesario que se conozca. Conocer en forma indirecta cosas aún peores de lo que Gloria y Jacobo padecieron, por ejemplo, el homicidio al interior de las prisiones. Jacobo fue testigo del asesinato de un preso y lo denunció a las autoridades del penal, pero no pasó nada, lo visitó personal jurídico por ese motivo y sin embargo jamás interrogaron a los otros testigos.

Prosiguiendo con el tema, Jacobo también señaló cómo hay presos que desde la entrada a la celda asignada mueren como resultado de las golpizas de que son objeto cuando recién ingresan. La inexistencia de garantías individuales al interior de las prisiones van minando la salud física y emocional de los presos, un ejemplo sencillo es la prohibición de verse en algún espejo, no saber cómo se ve uno mismo al paso del tiempo, condiciones diversas que afectan gravemente y pueden conducir a la demencia, aunque espero que no me vean  así, espero no verme como demente. Palabras de Jacobo Silva que suscitaron risas de la concurrencia.

Al retomar la palabra, afirmó que ese conjunto de medidas coercitivas son también lesiones a la dignidad humana, no se permite leer, no se permite tener libro alguno, no se permite comunicarse con nadie, etc., es estar en el aislamiento extremo lo cual conlleva la despersonalización y, es muy posible, dijo Silva, que él sea una víctima más en ese sentido. Como ejemplo inmediato, comentó que durante la bienvenida de la mañana en la terminal de autobuses, ante los abrazos que le daban, él se sentía incómodo porque estaba acostumbrado a tomar distancia, distancia precautoria. Ahora, ya quisiera más abrazos, comentario de Jacobo que nuevamente motivó sonrisas.

Es importante que se conozcan las condiciones que prevalecen en las prisiones –continuó diciendo-, porque la adaptación al medio carcelario también puede contener una veta lúdica, un perfil creativo para encontrar formas de resistencia al medio, formas de resistencia al interior de la prisión. La cárcel es un exilio interno y externo. La prisión permite encontrar en uno mismo facetas desconocidas para sí mismo, habilidades como en su caso la pintura, escribir, eso permite sobrevivir a la soledad, a la enfermedad, ayuda a asumir una autodefensa en varios sentidos y que otros presos también lo hagan.

Visto así –afirmó Jacobo-, la cárcel es una gran experiencia, salir, es un logro colectivo. Agradeció en nombre de ambos, las visitas que les hicieron en prisión, todas las muestras de solidaridad porque el esfuerzo colectivo no tiene precio, en particular también mencionó a Marcos (EZLN) y solicitó comprensión por no recordar muchos otros nombres porque ha vivido un largo periodo de aislamiento. Concluyó sosteniendo que sí hay esperanza para la libertad de los presos políticos, ahora –dijo refiriéndose a Gloria y a él- nos toca a nosotros continuar esa lucha.

Consignas por la libertad de los presos políticos nuevamente fueron coreadas, antecedieron a la ronda de preguntas de los periodistas. Una breve pausa para que Gloria y Jacobo bebieran agua.

Una de las preguntas en relación a las características del contexto social y político en que son puestos en libertad, un contexto en el que existe acoso y represión, fue respondida por Gloria señalando que el movimiento popular ha sido muy golpeado, mencionó la APPO, Atenco, el SME, no obstante, piensa que el movimiento continúa y se defiende.

Jacobo insistió en que la libertad de ambos fue resultado de un esfuerzo colectivo y por una lucha que se dio en distintos frentes. Desde que fueron capturados, ambos admitieron ser guerrilleros no delincuentes comunes, asi que por conducta delictiva no podían sostenerles la sentencia imputada. No probaron que nosotros cometimos homicidio –dijo Silva-, es más, en el caso de Gloria mucho menos porque ella no se encontraba ahí. Daño en propiedad, pues sí. Es decir, era ya insostenible jurídicamente que los mantuvieran presos.

Ahora, ya como ex presos políticos –continuó explicando Jacobo-, somos unos más de los luchadores sociales, no somos una amenaza que salió a organizar por la vía armada; ahora podemos esgrimir otras armas como las de la razón, las del arte, hay otra clase de armas, sigue considerando válidas todas las formas de lucha. Se congratuló por salir en momentos en los que se puede participar en luchas como las del SME, por ejemplo.

Para precisar el sustento jurídico que se argumentó en la defensa de ambos, Jacobo Silva mencionó que el artículo 137 del Código Penal Federal, establece que no se considera homicidio quien muere en combate, combate como rebeldes, es decir, en ese caso se muere por lesiones en combate. Ellos, reiteró, nunca negaron ser guerrilleros, rebeldes. De hecho, cuando fue interrogado para saber a qué se dedicaba, cuál era su oficio, respondió: guerrillero. ¿Por cuánto tiempo lo había sido? respondió que por mucho, mucho tiempo, por eso lo catalogaron como preso de alta peligrosidad. No obstante, Jacobo manifestó que su corazón está con el ERPI, con el EZLN, con las FARP, y con muchas otras organizaciones cuyos nombres aún no se conocen.

En torno a si experimentan temor, si se sienten inseguros o temen por sus vidas ahora, Jacobo explicó con algunos ejemplos, cómo al interior de las prisiones se conocen testimonios de torturadores del Estado en los que narran su participación en asesinatos y tortura. Él escucho de viva voz tanto a un participante de la matanza del 2 de Octubre de 1968, como a otro involucrado en “los vuelos de la muerte” aplicados durante la década de los 70. Nadie está seguro de no ser acusado impunemente como hicieron con Nacho Valle, sin embargo, Jacobo aseguró que tanto él como su compañera están bien, salieron bien, porque a diferencia de otros, ellos no están tan afectados ni fueron mutilados.

La libertad como la posibilidad de apreciar la luz del sol, los colores, salir y caminar, son actos hermosos, es apreciar la belleza, no molestarse si nos toman fotos o nos filman, claro como ahora, aquí. Palabras finales que motivaron a un editor independiente quien se levantó de su lugar para leer un poema dedicado a ambos ex presos políticos. Las consignas se corearon de nuevo, Gloria y Jacobo permanecieron largo rato en el recinto, había muchas personas deseando estrechar sus manos, conversar, tomarse una foto con ellos, periodistas a la búsqueda de otra entrevista.

Asi  finalizó la conferencia de prensa, asi inician su nueva etapa de vida y lucha, acompañados, reconocidos como luchadores sociales en libertad para apreciar la belleza como bien lo dijo Jacobo. La libertad relativa que todos debemos cuidar manteniéndose en guardia porque ninguna acción de lucha es individual, libertad de organización amenazada por un Estado dispuesto a seguir criminalizando a los movimientos populares en lucha y ante una clase política-empresarial rapaz dispuesta a silenciar e ignorar a los cientos de presos políticos en México, compañeros confinados en espera de la acción organizada y la solidaridad incondicional para obtener su libertad.

presos-politicos

acto19-gloria-jacobo

Anuncios

2 comentarios sobre “¡Presos políticos, Libertad! Crónica de una reunión esperada por 10 años.

    Isidro Mendoza escribió:
    abril 22, 2010 en 7:03 pm

    Te felicito por tu artículo, me parece sentir el momento que narras.
    “La lucha se da en muchos frentes”

    Saludos.

    Yo soy Tu, Tu eres, yo.

      cecuidh respondido:
      abril 23, 2010 en 2:20 am

      Gracias, es un acolaboración de compañeras que efectivamente estuvieron en el proceso.
      SALUDOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s