En México se violan los derechos humanos cotidianamente I.

Posted on Actualizado enn

Durante el presente sexenio han visitado México varias comisiones de los Derechos Humanos, sin excepción han sido recibidas por los órganos de gobierno, federal, local municipal y aún los organismos estatales de promoción de los mencionados derechos. Todos también han recibido por estos medios datos que no solo niegan los que previamente han recibido, sino que presentan en México un paraíso de los derechos humanos.

Nada que ver con la cruda realidad que vivimos todos los días, la profunda crisis estructural que atraviesa el Estado mexicano y que amenaza con arrastrar a la nación a una desintegración total, el último recurso de ese Estado caduco ha sido la militarización paulatina de la vida social nacional, la historia moderna de México ha estado marcada de profundas desigualdades, la construcción de la independencia novohispana se realizo sobre la sangre y el sacrificio de inmensas masas de pobres de todos los signos, los ganadores como siempre fueron los herederos de la caduca corona española, otrora rechazados por los suyos y que aprovecharon las circunstancias encumbrándose en el poder, de inmediato se ocuparon de reprimir a los potenciales enemigos del Status quo.

La llegada del moderno Estado liberal, producto de la Reforma no mejoró las condiciones, la liberación de la mano de obra significó el exterminio de las comunidades indígenas y la expropiación de sus tierras, la consolidación del modelo capitalista solo aceleró estas condiciones, la Revolución mexicana contó por eso con enormes masas populares que buscaban con ella su liberación y en no pocos casos el regreso a las condiciones previas a la expoliación de que habían sido victimas, nuevamente el fracaso acompaño a los desposeídos, uno a uno los representantes de s movimiento fueron siendo exterminados, en lugar de la reivindicación se construyó un sistema paternalista que los consideró menores de edad como hasta hoy.

El Estado postrevolucionario construyo el andamiaje para que las élites regionales se restablecieran bajo el viejo esquema porfirista de la paz social ahora el control social combinaba represión y corporativismo en el partido oficial.

La terca realidad obligaba a otras formas de vida a resistir, es ese escenario se iniciaron políticas indigenistas de asimilación al México de la postrevolución, el ILV fue un ariete utilizado no solo por el Estado mexicano sino por la política genocida del Departamento de Estado norteamericano para evitar la propagación de doctrinas exóticas, como las llamaban, el INI en México cubrió los espacios vacios y se inició la cooptación de los movimientos y las rebeliones indígenas tomaron características oficiales y oficiosas, nuestros pueblos se convirtieron en piezas etnológicas y campo de estudios antropológicos patrocinados por el capital norteamericano.

La guerra fría tuvo también enormes repercusiones en nuestra realidad, durante las crisis de los años 50 y 60 del siglo pasado en México se iniciaron sendas políticas de exterminio de cualquier oposición fuera urbana o campesina, los años setenta marcaron con la llamada guerra sucia en contra de las guerrilla campesinas, desde Rubén Jaramillo hasta la actualidad, en el escenario aparecieron los pueblos indios, cuyos reclamos de igualdad y justicia los convirtieron en el blanco de la represión, tlapanecos, mixtecos, rarámuris, zapotecos, totziles, tzeltates y toda la gama del mosaico étnico nacional fueron víctimas de la represión sistematizada por los rangers y la CIA, la llegada de la ola neoliberal en medio de la crisis de los años ochenta marcó una nueva etapa para los pueblos originarios, la globalización, en realidad una regionalización del mundo volteo los ojos hacia los abundantes recursos naturales de los territorios históricos de nuestros pueblos, los estudios de prospección menudearon, disfrazados frecuentemente de programas gubernamentales de apoyo a las comunidades originarias.

Mientras tanto las élites políticas se asociaron con el gran capital, nacional o internacional, el capital no tiene patria, incluso el narcotráfico ingresó al negocio de la política profesional, desvirtuando la esencia de la misma, en medio de esta situación el movimiento nacional reivindicaba el derecho a la vida de las masas depauperadas, mientras el Estado construía una fantasía para los poderosos, ensimismados en sus logros se gestaba sordamente una resistencia desde las raíces, la represión no había logrado aplastarlas, el primer mundo soñado se pretendía concretar con un asalto a las condiciones que permitían sobrevivir a las comunidades, el derecho a la tierra consagrado en la Constitución Política de los Estados unidos Mexicanos, específicamente en el artículo 27, e el sexenio de Carlos Salinas de Gortari se impuso una iniciativa de reforma que trastocaría la esencia de la comunidad la integralidad de su territorio, se declaraba muerta la reforma agraria y se ponían las bases para la destrucción de las comunidades.

A partir de ahí la guerra en contra de las comunidades, pueblos y naciones originarias ha adquirido tintes vergonzosos para un país como el nuestro y peligrosos para quienes conformamos esta parte de la sociedad mexicana.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s